PURA VIDA MENDILUCE PDF

Doujinn Share your thoughts with other customers. Leave a Reply Cancel reply. Amazon Restaurants Food delivery from local restaurants. By using our services, you accept the use we make. We have no choice but to thank you from the bottom of our heart.

Author:Mikatilar Bazahn
Country:Colombia
Language:English (Spanish)
Genre:History
Published (Last):12 October 2010
Pages:498
PDF File Size:8.55 Mb
ePub File Size:17.15 Mb
ISBN:486-1-77018-626-2
Downloads:61545
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Shakalmaran



Pero no de ese amor que hace languidecer a los amantes frente a una puesta de sol. Es una historia sobre vidas en estado puro. A su poblacin negra, tantas veces olvidada, tantos aos excluida. A Marc Snchez, que acaba de abandonarnos y que me ense a amar a su pas y tantas cosas. Y a mi madre, con todo mi cario.

Yo estoy limpio. Brilla mi voz como un metal recin pulido. Mirad mi escudo: tiene un baobab, tiene un rinoceronte y una lanza. Yo soy tambin el nieto, bisnieto, tataranieto de un esclavo. Ni podr olvidarlo jams.

Situado en la costa Caribe de Costa Rica, este pueblo de casas de madera y densa vegetacin selvtica mira a un mar de corales y turquesas, desde playas que desbordan cocoteros y almendros tropicales.

Poblado por negros de distinto origen, entre los que predomina el jamaiquino, es tambin punto de encuentro comercial y de abastecimiento para los indgenas de la zona, talamancas y bribis. Tambin se han ido instalando a lo largo del tiempo latinos provenientes del Valle Central. Y, casi desde el principio, una familia de origen chino.

Por supuesto que ya no es el mismo de hace unos aos. Su aislamiento se fue rompiendo a fuerza de puentes y del camino que, salvo las destrucciones provocadas por los frecuentes huracanes, tormentas tropicales y terremotos, permite llegar a l desde Puerto Limn, capital de la provincia atlntica, sin mayores emociones que otras causadas por el hombre.

Un da, no hace mucho, lleg tambin la electricidad, y con ella cambiaron ms las cosas que en cien aos de historia. Fueron cada vez ms los turistas que descubran su cautivadora magia y quedaban atrapados por la fascinacin del lugar y de sus pobladores.

No es Puerto Viejo lugar fcil, ni de accesos ni de estadas. Su fuerza es tan grande que te arrastra, y debes tener una buena dosis de sensatez para no quedar atrapado por sus peligrosos encantos, que pueden llevarte a perder la cabeza, a dejarlo todo sin pensarlo demasiado y plantar tu tienda para siempre.

Y aunque no todos lo logren, son muchos los que lo intentan. Y parte de los encantos que te atrapan tienen forma humana. Y nombre y apellidos. Suelen ser los ms difciles de resistir, pueden seguirte fuera del lugar y convertirse en un dato importante de tu vida. Ese Puerto es uno de esos lugares en el mundo que los viajeros reconocemos de inmediato. Y lo iris conociendo a lo largo de estas pginas en las que tratar de narraros, con la energa que me aportan personajes y recuerdos, las historias apasionadas de algunas de sus voluntarias vctimas.

Y conoceris a personajes que se entregan a sus vidas, y a veces a sus muertes, dejndose llevar por sus pasiones, sin reflexionar demasiado sobre las consecuencias de sus actos. Sentiris, como yo sent al conocerlos, que logran desataros la ternura, la complicidad, si sois capaces de escapar a algunos convencionalismos que suelen aprisionarnos.

Y junto a ellos os transportaris a selvas y lugares donde el calor y la humedad dominan por encima de la razn, y por tanto, los sentimientos sobre las reglas, las emociones sobre las certezas, las ganas de vivir sobre las normas, que tantas veces y en tantas latitudes convierten nuestras vidas en una sucesin de acciones previsibles, definibles, calificables, juzgables y sujetas a la crtica y a la censura.

Esta es una historia sobre las pasiones desatadas y las violencias vividas all donde la vida no logra conformarse con las reglas, ni las reglas son capaces de controlar las vidas. Es pura vida. Un Caribe todava sin contagio del costarricense de la montaa. El aislamiento vital ha sido completo. Hasta la rstica que abri el presidente Trejos en , no haba carretera.

Haba, y hay, tren de San Jos a Limn y viceversa, pero comprob, con mis propios ojos, que nadie haca el trayecto completo; slo las mercancas. Madre, del verde al calor los ferrocarriles negros. Hasta el aire se calmaba, dejando quietas las hojas y las flores. La selva se converta en decorado que adornaba sus palabras, y te sentas atrapada, como incapaz de otra cosa que no fuera escuchar y emocionarte.

Y pude constatar con el tiempo su capacidad premonitoria. Me quedaba yo contagiada por su ternura, como hipnotizada, dejando pasar las horas, deseando que se parara el tiempo, lo que pareca desear, alrededor, todo lo vivo.

Desde que el mundo es mundo y la Costa es costa, el negro siempre paga. Y pagaremos por ti y por todos una vez ms. Los tiempos cambian, pero nuestro color permanece. Siempre delata la negritud, vayas donde vayas, ms que marca de ganado.

Y aqu estamos para pagar Es extrao Dios. O el que nos ha tocado: el Dios de los cristianos Mi nia, eres como un colibr. Mira aqul, 12 en la flor roja, tras la veranda. Son pajaritos pequesimos, frgiles y muy veloces, que van de flor en flor, golosos y atrevidos. Parece que quieren probar todas las flores y que pueden estar quietos en el aire. Parecen mariposas, pero ellos viven ms tiempo. Una nunca sabe cundo vienen y cundo van si no les presta mucha atencin.

De flor en flor, con su pico largo, las prueban todas. Vendrn das difciles y das bellos, as ha sido siempre y as ser. Y t misma pasars las pruebas que el Seor te mande.

Y pronto. Te gusta vivir de prisa y crees que tomas vos las decisiones. Pero no te confundas que, a veces, son las situaciones las que te arrastran y slo podes defenderte. Pase lo que pase siempre te marcar todo esto, tanto que quiz ya ests atrapada y no puedas decidir contra el destino Hizo un silencio. Una bandada de loras llen los espacios de alboroto. Mahalia se meci suavemente, respir profundo, un felino rugi en la selva cercana y empez a caer la lluvia, intensa, tropical, levantando vapores de la tierra.

Y croar de ranas. Y roncar de monos Pero l te querr a su manera Giraba su cuerpo joven, desnudo, esbelto y bronceado, buscando las posiciones ms cmodas entre un revoltijo de sbanas y almohadas de colores, mientras por la ventana abierta entraban un poco de aire fresco y muchos ruidos crecientemente insoportables.

E inconfundibles. Porque nadie que conozca Nueva York podr olvidarse de aquella suma de sonidos que conforman la identidad ruidosa de la gran urbe, el dominio de los clxones y el montono ulular de ambulancias, bomberos y policas. Exactamente como en las pelculas, explicaba siempre Ariadna a los recin llegados. Y esa impresin de vivir en un escenario no se termina nunca, sola aadir.

Era viernes. Finales del mes de setiembre de Superados los insoportables calores del verano y apagados los acondicionadores de aire, a Ariadna le gustaba despertarse despacito, a golpe 15 de constatacin sonora de que la ciudad amaneca, de que Manhattan recobraba su ritmo infernal y seductor, y ella misma iba tomando conciencia de la fatdica hora en que su radio despertador se conectara con las noticias de las ocho.

Anticipndose unos minutos al noticiero, se levant casi de un salto y, con una media sonrisa, pens en voz alta, ya camino de la cocina: Vaya da me espera.

Puso la cafetera y encendi la tostadora. Autmata, precisa, prepar su bandeja y al poco estaba sentada frente a la ventana, mirando inquieta y emocionada el pequeo espacio de ciudad que le corresponda, el cruce de la Sesenta y dos con Madison. Y si la fascinacin por la ciudad, su nuevo trabajo y su relacin con Tom la haban mantenido entusiasmada por un largo perodo, haca ya algunos meses que se senta inquieta, desasosegada, con una creciente sensacin de no est mal, pero no es esto.

Su responsabilidad concreta en la sede central, 16 como oficial de finanzas, consista en controlar que los gastos realizados por las oficinas en el terreno del PNUD, en los pases que ella tena asignados, se realizaran de acuerdo a los presupuestos de las partidas aprobadas y con las autorizaciones pertinentes, lo que no sola ser la norma. Ella lo calificaba de trabajo antiertico. Por definicin, un oficial de Finanzas era un ser detestado por sus vctimas, los oficiales de Terreno, que reciban constantemente observaciones, recomendaciones, instrucciones y reprimendas, segn los casos.

Y lo que ms aburra a Ariadna era que no poda influir en la definicin de prioridades y estrategias, como hacan sus colegas de Programas y Proyectos, sino controlar los gastos de acuerdo a las definiciones hechas por otros. Y eso la desesperaba bastante. Haca unos meses se haba decidido a pedir permiso a su jefe para solicitar una misin. Y se lo ocult a Tom. Y cuando obtuvo el acuerdo, su semblante cambi.

Aunque pas varios das preocupada por si era o no el momento adecuado, por si de verdad lo deseaba, si sera bueno o malo para su relacin con Tom, leyendo y releyendo la 17 lista de misiones, de puestos vacantes o que quedaran libres prximamente, la idea de irse por unos meses fue ganando en atractivo. Debido al sistema de rotacin del PNUD, por el que la asignacin de un funcionario a un puesto es de duracin limitada, siempre haba una gran movilidad y bastantes posibilidades.

La duracin de cada puesto depende de diferentes criterios, como la dureza de las condiciones del pas o la zona de trabajo, la seguridad, etctera. Pero nunca excede los cuatro aos. La tentaron varios, entre ellos uno en Senegal y otro en Indonesia. Y le pareci fascinante e imposible uno en Ulan Bator, capital de Mongolia. Pero no era eso lo que quera. Sino ms bien probar unos meses no muy lejos de Tom, para poder mantener una relacin no tan distante. La lista de vacantes y los destinos, adems de ayudarla a soar, haba hecho que pensara ms en su padre.

Y en cmo la haba ayudado a entrar en las Naciones Unidas unos meses antes de morir de cncer. El ltimo ao que pasaron juntos en Ginebra, mientras haca su posgrado en el intachable Instituto de Altos Estudios Internacionales, fue especialmente intenso y, a 18 pesar del avanzado estado de la enfermedad, de una ternura total.

Tuvieron mucho tiempo para hablar de Merc, su madre, de las causas de su separacin, del porqu del discutible regreso de su padre a su Suiza natal, pero sobre todo tuvieron tiempo para reencontrarse a s mismos. Para descubrirse como adultos en aquellas interminables veladas de raclettes que nadie como su padre saba preparar.

BELA BARTOK ERNO LENDVAI PDF

Pura vida (frase)

Amazon Advertising Find, attract, and engage customers. Shopbop Designer Fashion Brands. View or edit your browsing history. If you are a seller for this product, would you like to suggest updates through seller support? Diversity sweeps through the midterm elections in the United States laia.

EL ANIMAL SOCIAL ELLIOT ARONSON DESCARGAR PDF

El oráculo de Mendiluce

.

EKINOXE LEGRAND PDF

Muere Jose María Mendiluce, exeurodiputado socialista y escritor

.

Related Articles